El que apuesta al valor agregado pierde

conexionrural 23/07/2013
El que apuesta al valor agregado pierde

El que apuesta al valor agregado pierde: el sector exportador más competitivo es el dedicado a vender granos sin procesar
Un año atrás la situación es exactamente inversa.

El que apuesta al valor agregado pierde: el sector exportador más competitivo es el dedicado a vender granos sin procesar
Un año atrás la capacidad de pago de la soja de las industrias aceiteras elaboradoras de biodiesel era la más alta del complejo oleaginoso gracias a la política de biocombustibles implementada por el gobierno nacional.

En la actualidad el panorama es completamente diferente a partir de la intervención instrumentada en agosto de 2012 por el mismo gobierno: hoy el actor más competitivo del mercado es aquel que, sin haber invertido un solo dólar en instalaciones e infraestructura, se dedica solamente al trading de commodities (como puede ser el caso de ADM Argentina).

En junio de 2013 la capacidad teórica de pago de la soja (FAS) de una empresa dedicada a exportar poroto de soja sin procesar fue de 356 u$s/tonelada (promedio mensual).

Ese mismo cálculo, pero procesando el poroto para exportar harina y aceite de soja, generó un FAS teórico para junio de 342 u$s/tonelada. Pero si todo el aceite se destinara a la elaboración de biodiesel con destino a exportación, entonces el FAS teórico sería de apenas 314 u$s/tonelada, según un trabajo elaborado por Matías Amorosi de la consultora Globaltecnos.

Eso explica, precisamente, porque en lo que va del año las exportaciones argentinas de biodiesel se derrumbaron: se trata de un negocio que está operando a pérdida.

El trabajo además indica que una industria que exporta un 15% de poroto sin procesar y que procesa el 85% restante para exportar un 53% del aceite obtenido como tal, un 23.5% exportarlo como biodiesel y el 23.5% restante comercializarlo como biodiesel en el mercado interno, tendría una capacidad teórica de pago de soja de 340 u$s/tonelada.

Esa mejora se explica porque el precio oficial del biodiesel para grandes operadores destinado al corte interno con gasoil fue en junio pasado de 873 u$s/tonelada versus un promedio mensual de exportación (FOB) neto de retenciones de 694 u$s/tonelada.

Los precios FAS de la soja (aquellos ofrecidos al productor), tal como se venía advirtiendo desde fines del año pasado, están reflejando la situación calamitosa de la industria del biodiesel: en junio pasado el valor promedio mensual de la soja disponible Matba fue de 325,5 u$s/tonelada.

En la actualidad el mercado interno es clave para garantizar rentabilidad a las industrias de biodiesel. Pero el gobierno nacional marginó a las grandes industrias aceiteras del cupo interno del biocombustible para dar prioridad a otras empresas (como la firma New Fuel que, al tener participación accionaria de la provincia de Entre Ríos, consiguió un cupo interno de 450 toneladas mensuales de biodiesel a partir de agosto próximo).

La industria aceitera, además del lastre del biodiesel, debe afrontar el pago de retenciones adelantadas. En junio pasado se habilitaron ROE 180 de aceite y harina de soja por 296.041 y 731.800 toneladas respectivamente (versus ROE 45 por 163.089 y 395.135 toneladas).

Por otra parte, desde noviembre del año pasado la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) suspendió de hecho el pago de reintegros de IVA a la mayor parte de las industrias aceiteras locales.

valorsoja.com

Switch to our mobile site