El clima sigue siendo la referencia

conexionrural 08/02/2013
El clima sigue siendo la referencia

La falta de agua en Argentina es uno de los principales factores alcistas del mercado. Sin embargo, pronósticos de lluvias para febrero disparan decisiones de venta.

La campaña 2012/2013 viene trayendo un abanico de sensaciones al productor argentino. Tras la fuerte seca del ciclo anterior, la promesa de año Niño encendía la esperanza de un período más favorable para los cultivos.

Las lluvias a mitad de 2012 no hicieron más que alimentar esas expectativas y pronosticar una campaña récord. La continuidad y profundización de las precipitaciones en el segundo semestre trajeron inundaciones y problemas a la hora de sembrar, poniendo un manto de dudas sobre la producción.

Las últimas semanas de 2012 parecían dar una tregua de agua y las esperanzas resurgieron. Pero hasta el día de hoy, las lluvias parecen haberse ido de vacaciones en pleno verano, provocando estrés hídrico en buena parte del área agrícola y generando incertidumbre sobre el potencial de rindes.

La situación se refleja en las estimaciones de producción que realizan las distintas consultoras. Informa Economics, por ejemplo, que desde diciembre no brindaba proyecciones para nuestro país, rebajó de 58,4 a 54,5 millones de toneladas su pronóstico en soja y de 27 a 25 millones en maíz.

A su vez, la expectativa promedio de los analistas para el informe del Usda (Departamento de Agricultura de Estados Unidos) que se conocerá hoy, marca un ajuste a la baja en la estimación de cosecha argentina tanto en soja como en maíz.

En Brasil las condiciones de suelos y cultivos son en general óptimas, lo que hasta la semana anterior generaba que varias consultoras ajustaran al alza sus proyecciones de producción para la campaña 2012/2013. Sin embargo, bajo la excusa de “lluvias irregulares” en algunas zonas, AgRural y Céleres bajaron esta semana sus pronósticos en soja para el país vecino, aunque todavía el tamaño de la cosecha sería récord.

La incertidumbre sobre la producción sudamericana y la firmeza de la demanda china hicieron subir el precio de la soja en Cbot, que no pudo romper la resistencia técnica en la zona de 1498 centavos por bushel para la posición más cercana.

A nivel local, los 340 dólares se alcanzaron, lo cual generó algunas ventas, teniendo en cuenta los pronósticos de lluvias para la segunda mitad de febrero. No obstante, el productor sigue reacio a vender, hasta tener mayores certezas sobre su futura cosecha y sabiendo que en el actual contexto económico, la soja es todavía resguardo de valor.

Sobre lo que vendrá, el panorama no deja de ser incierto. Los argumentos alcistas están a la vuelta de la esquina, ya que la continuidad de la seca puede seguir dando sustento al igual que la ajustada situación de stocks en EE.UU. y la necesidad de China de abastecer su mercado creciente. Pero no menos cierto es que la presencia de lluvias puede impactar de manera negativa por la perspectiva de una cosecha abundante, tanto en Argentina como en Brasil.

Las coberturas flexibles siguen siendo la mejor estrategia para encarar mercados como el vigente. La compra de puts en niveles cercanos a 330 dólares dejan un piso interesante de cara a la cosecha, con la posibilidad de acompañar posibles subas. Para ventas ya realizadas, la cobertura con calls es la herramienta ideal.

Switch to our mobile site